La visa K-1 es específicamente para los prometidos de ciudadanos estadounidenses que planean casarse dentro de los 90 días siguientes a su llegada a los Estados Unidos. Este tipo de visa facilita el proceso de inmigración para las parejas al permitirles vivir juntos en los EE. UU. mientras organizan su matrimonio y preparan la documentación necesaria para el ajuste de estatus del prometido extranjero a residente permanente. Este proceso no solo ayuda a asegurar que la pareja pueda comenzar su vida juntos más rápidamente, sino que también permite al prometido extranjero obtener un permiso de trabajo y viajar fuera de los EE. UU. durante su estancia.

visa-de-prometidos-k-1